Alma, nostalgia, armonía y otros relatos sobre las palabras

Alma, nostalgia, armonía y otros relatos sobre las palabras

Puértolas, Soledad / Cianca, Elena

25,90 €
IVA incluido
Próximamente

Envío gratis a partir de 60€

Editorial:
Anagrama
Año de edición:
2022
ISBN:
978-84-339-1000-4
Páginas:
624
Encuadernación:
Rústica
Materias:
25,90 €
IVA incluido
Próximamente

Envío gratis a partir de 60€

Añadir a mis favoritos

Un fascinante itinerario por las palabras de nuestro idioma, sus significados, su evolución, sus secretos y sus misterios. Estimado lector, tienes en tus manos un libro sobre las palabras, sobre la vida y los secretos de palabras como «personaje», «persona», «salud», «enfermedad», «humanidad», «curiosidad», «normalidad», «melancolía», «nostalgia», «memoria», «recuerdo», «identidad», «imaginación», «fantasía», «casualidad», «destino», «misterio», «equilibrio», «armonía»…  Esta exploración se lleva a cabo de la mano de las obras literarias que las utilizan, los diccionarios que las definen y los hablantes que las mantienen vivas. Esta es, por tanto, una historia de las palabras y de quienes las emplean –el hablante, el conferenciante, el escribidor, el novelista, el poeta–, que van dejando su huella en el idioma. El resultado es un ensayo delicioso, pensado para cualquiera que sienta amor por las palabras con las que piensa, habla y escribe. Porque somos lo que hablamos, o lo que pensamos y no decimos, lo que callamos.Escrito por una narradora y una filóloga, este es un libro a un tiempo erudito y amenísimo, que se divide en dos partes: en la primera, la narradora –Soledad Puértolas– explora como escritora y lectora la vida de las palabras y los siglos que tiene nuestro idioma a sus espaldas; en la segunda, la filóloga –Elena Cianca– añade un análisis académico a los recorridos de la primera. Ambas perspectivas se complementan y parten de una misma pasión por la lengua.Como afirma Soledad Puértolas en el prólogo: «Las palabras se llaman unas a otras. Nosotros, sus usuarios, eternos aprendices de la lengua y de la vida, las llamamos también, las convocamos, las lanzamos al aire, las dejamos marchar, sin saber si llegarán a perderse o alcanzarán objetivos imprevistos.»